Entre los pensamientos y los hechos

Hablemos de la influencia de los adultos en los niños

 La influencia de los  adultos en los pequeños puede hacer que un niño genere un pensamiento  hasta hacerlo realidad.  

Desde niña mi mamá me decía que todo era alcanzable siempre y cuando se  luchara para obtenerlo; efectivamente, he luchado y poco a poco he  alcanzado algunas de las metas que me he trazado en el camino, pero eso si,  he luchado defendiendo mi postura; de la misma forma ella y papá también  me decían que la escuela era pan comido y que si ponía atención los  conocimientos podría aplicarlos muy fácilmente en la vida y en los exámenes,  así fue la escuela, mi forma de aprender siempre ha sido poniendo atención y  aplicando lo aprendido, pero también ha sido luchando.  

Por esto, surge la pregunta, ¿Qué habría pasado si me hubieran dicho:? Hija,  todos tus sueños los puedes lograr, porque la vida es como la escuela,  fácil y entonces cada meta que te propongas es posible alcanzarla pues  tus pensamientos se hacen realidad en la medida en que los llevas a  cabo.  

Tengo una sobrina que ahora tiene 20 años, la he visto crecer en sus diferentes etapas y siempre ha sido una persona con muchas capacidades y nada se le dificulta realmente, reflexionando, me he dado cuenta que lo que ella escuchaba desde pequeña era que la escuela era fácil, que se necesitaba hacer un plan y organización para obtener un resultado y eso es lo que hace día a día, naturalmente con errores, pero ella aprende de los errores sin clavarse tanto en la idea de luchar para obtener algo, simplemente ella planea como lograrlo y lo logra.

Está comprobado en las historias de éxito que los comentarios y las  influencias que te rodean desde niño marcan tu camino, tal es el caso de  Napoleón Hill, quien cuenta que un comentario de su madrastra lo hizo ser  quien es, pues ella en una plática en la que le alguien sugiere que el  comportamiento del niño le está ocasionando muchos problemas en la  escuela, ella responde: lo que pasa es que este niño es demasiado inteligente  y la gente aún no se ha dado cuenta. Finalmente Napoleón Hill afirma que eso  que escuchó lo hizo seguir un camino de éxito y obtener buenos resultados  pues su mente buscó y encontró evidencias que hicieron de esas palabras  una realidad.  

Lo mismo ocurre en tu vida, revisa cuáles son tus frases y palabras favoritas,  si tienes lo que deseas, te felicito vas bien ¿Y si te facilitas aún más el camino  y mejoras los resultados con ligeros cambios? ¿Te parece si en lugar de  defender tus ideas, ahora las compartes, si en lugar de luchar perseveras y si  haces de simples frases y palabras un mensaje que llene de amor a tus  pequeños y a quienes te rodean dándoles fuerza en su desarrollo? Recuerda,  la mente es un instrumento a tu favor y si a la mente de un niño le dices cosas  positivas, naturalmente su potencial se incrementa al máximo.  

Puedes pasar una vida entera entre los pensamientos y los hechos  pretendiendo que el mundo cambie o puedes disfrutar cada momento  observando cómo cada pensamiento se transforma en tu realidad, eres quien  escribe la historia, lo que no te guste erradícalo de tus pensamientos, lo útil, lo  que te hace sentir bien consérvalo y aprende cómo crear momentos  agradables y mantén ese pensamiento útil para avanzar.  

Te invito a que verifiques cómo son tus pensamientos, ¿Qué te dice esa voz  interna? ¿Qué cosas les dices a tus hijos, que les enseñas, cuales son tus  resultados? y que a partir de eso recuerdes que un comentario tuyo puede  trazar un camino diferente para el desarrollo de los niños.  

¡Síguenos en Youtube para más contenido gratuito!

Video: Meditación para conectar con tu niño interior


Escrito por : CARMEN IBÁÑEZ
Master Practitioner of PNL


Seguro querrás leer también:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú